Información para el vendedor

La compra de un bien inmueble es válida bajo al ley española también sin documentación notarial. No obstante la escritura pública es un requisito imprescindible para cambiar la titularidad en el registro de la propiedad. La consecuencia es que todas las compraventas deben realizarse mediante escritura pública. Todos los ciudadanos de la UE son tratados aquí jurídicamente inmediatamente.

Una vez encontrada la propiedad ideal, el comprador en muchos casos necesita arreglar y aclarar varios asuntos como:

  • Exámenes por el arquitecto, experto por el estado del inmueble, el abogado o el asesor fiscal

  • Varios documentos referentes al inmueble del vendedor

  • La posibilidad de una financiación.

Esto dura la mayoría de las veces algunas semanas y por eso se concluye contratos diferentes en este intervalo.Los contratos más comunes son el contrato de reserva, el contrato de opción de compra y el contrato privado de compraventa.

En el contrato de reserva el vendedor se compromete a no vender el inmueble a una tercera persona durante un corto plazo y por el otro lado el interesado le paga una pequeña cantidad en concepto de reserva.

Con el contrato de opción de compra el vendedor y el comprador se compromete para un período más largo (hasta dos meses) en el contrato de compraventa. En muchos contratos se determina una prima de 10% del precio de compraventa, que en caso que el optante decida comprar el inmueble se descontará el precio de la compraventa y en el caso contrario el cedente se queda con el pago. En el caso de que el vendedor no pueda vender el inmueble objeto del contrato por haberlo vendido a un tercero dentro del plazo pactado normalmente se pacta la obligación a devolver la prima duplicada al optante.

Con la celebración del contrato privado ya se vende un inmueble de forma válida y con la escritura pública la titularidad cambia en el registro de la propiedad.

En la cita de la legalización el notario tira un extracto del registro de la propiedad actual y bloquea el bien inmueble para 10 días para otros compradores.

En la escritura pública están los datos personales de las partes, la descripción de la finca con las posibles cargas existentes, el precio y las modalidades como se pagará el precio. El notario se convence en la cita de la identidad e las personas contratantes y la coincidencia de las declaraciones de las partes con los datos registrales. Debe controlar la existencia del último recibo del pago del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) y si el inmueble es parte de una comunidad de propietarios tambien debe controlar que exista la declaración del presidente de la comunidad que esté al corriente en el pago de los gastos comunitarios. En esta cita la mayoría de las casas todos los pagos son realizados entre el vendedor y comprador incluido el banco.

En un plazo de 24 horas después de la firma de la escritura pública, el notario debe informar al registro de la propiedad de la compraventa realizada.

Una vez pagado el impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) se puede llevar a cabo la inscripción del nuevo propietario en el registro.

Gastos de vendedor

El vendedor esta sometido al impuesto de la plusvalía municipal y a la renta por la ganancia obtenida.

Plusvalía municipal
La plusvalía es un impuesto municipal sobre el incremento de valor de los inmuebles (sólo se tiene en cuenta el valor del solar, no las construcciones) los edificios desde la última operación realizada. Aunque la ley determina, que este impuesto sea tributado por el vendedor, hay que destacar que a menudo se estipula que lo pague el comprador. Esto ya no se puede aplicar si un empresario vende a una persona privada. La base liquidable depende del valor catastral, cuya cifra contiene el recibo del IBI.

La renta
El beneficio obtenido por la venta esta sometido a la renta. Desde el año 2012, los no residentes tributan tasa del 21%. Si se trata de un vendedor no residente el comprador esta obligado a retener un 3% del precio de compra del inmueble y a abonar esta cantidad a hacienda en concepto de prepago del impuesto sobre la ganancia del vendedor.